Con Agradecimiento eterno para las mujeres que pelearon por los derechos que disfruto hoy

Amalia Esquivel.

Este 8 de marzo de 2017 1 en que conmemoramos el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, nos da pie a reflexionar de manera urgente sobre lo que le sucede a las mujeres, en particular a las mexicanas, pues en los últimos tiempos hemos adoptado un feminismo institucional; un feminismo neoliberal como lo define Claudia Von Werlhof ;2 un feminismo de cuotas, de 50-50, de la equidad; pero estamos dejando de ver y señalar la ola de violencia que nos aqueja, es evidente que el desempleo e informalidad frenan el empoderamiento de las mujeres, pero la violencia extrema acaba con nuestras vidas.

Por primera vez, se convocó a un paro internacional impulsado por organizaciones feministas a través de la convocatoria “Un día sin Mujeres” en el trabajo doméstico y asalariado que, con la ayuda de las redes sociales, logró sumar a por lo menos 40 países que convinieron en un pronunciamiento a favor de la igualdad y la no discriminación de los derechos de las mujeres, así como de la violencia de género, buscó además, visibilizar la importancia de las labores que realizan sin remuneración, así como denunciar la diferencia de ingresos en el trabajo formal, a lo largo y ancho del mundo.

Se realizó un ejercicio de imaginar el mundo sin nuestra existencia, sin el trabajo nuestro. Este 8 de marzo además de marchar, paramos; con el propósito de denunciar una multiplicidad de hechos que ponen en evidencia la condición diferencial para nosotras. Un llamado a valorar nuestras vidas, a detener la violencia de género y a la reflexión respecto de cómo sería el mundo si las mujeres dejamos de hacer lo que hacemos todos los días, desde las tareas del hogar hasta los trabajos en que nos desarrollamos con los que finalmente, se mueve el mundo.

ONU-Mujeres indica que solo empoderando a las mujeres y las niñas es la única forma de proteger sus derechos y garantizar que puedan alcanzar todo su potencial .3

México no escapa a esta realidad, millones de mujeres viven en esta circunstancia. Como en los demás países de América Latina la jornada de protestas para exigir la plena igualdad de género tuvo un marcado énfasis en la emergencia de los feminicidios, pues como lo han señalado organismos nacionales e internacionales. En el país mueren 6 mujeres diariamente,4 un flagelo que ya dura más de dos décadas y que en años recientes ha tenido un repunte. Por eso gritamos: “Todas las mujeres contra todas las violencias”.

El empoderamiento de las mujeres se basa en que ellas logren autovalorarse, logren ser económicamente independientes y reconozcan que valen por encima de los demás.

Erradicar la idea de castigar la integración de las mujeres al ámbito laboral y atender la desigualdad, invisibilidad, injusticia, el trabajo no remunerado o mal pagado y la subestimación del potencial de las mujeres.

Al riesgo constante que supone vivir en un entorno machista, que justifica la violencia doméstica y el acoso callejero, como si se tratase de rasgos culturales y no de conductas punibles, debe sumársele hoy los diversos delitos que la delincuencia organizada comete contra las mujeres. Estos y otros terribles agravios contra mujeres como pudimos leer en la pancarta “Hasta que la dignidad se haga costumbre”

Con toda esta indignación a cuestas, en la Ciudad de México salimos a marchar al grito de: “Vivas las queremos”, “No queremos flores, queremos derechos”, “Queremos a las mujeres vivas”. Sabedoras de que podemos mover al mundo y sin nosotras, nada se mueve, participamos y “Nosotras Paramos”.

Recalcamos que este día no es una celebración: “El Día Internacional de la Mujer se refiere a las mujeres como artífices de la historia y hunde sus raíces en la lucha de la mujer por participar en la sociedad en pie de igualdad con el hombre”.5

La lucha de las mujeres que desde el siglo antepasado reivindican el pleno reconocimiento de sus derechos sociales, económicos y políticos ha llevado a que hoy exista un consenso, al menos en el discurso público, acerca del carácter pernicioso e inaceptable de cualquier forma de discriminación hacia este sector.

Ningún país que se diga democrático puede permitirse excluir a un sector tan importante como el de las mujeres y, en México, como en el mundo, las mujeres son mayoría; sin embargo, las mujeres en nuestro país, siguen siendo extremadamente discriminadas. Al respecto, Nicole Finkelstein Mizrahi, señala que “Las políticas a favor del respeto de los derechos de las mujeres deben ser transversales y cubrir distintas actividades y áreas para poder atacar la discriminación de manera integral”.6

Los Días Internacionales como lo es el 8 de marzo sirven para: “Sensibilizar, concientizar, llamar la atención, señalar que existe un problema sin resolver, un asunto importante y pendiente en las sociedades para que, a través de esa sensibilización, los gobiernos y los estados actúen y tomen medidas o para que los ciudadanos así lo exijan a sus representantes”.7

Por eso este 8 de marzo salimos a la calle a exigir lo que consideramos justo: ¡Alto a los Feminicidios!, ¡Alto al Acoso Callejero y laboral!, ¡Respeto a Nuestros Derechos Sexuales y Reproductivos e Igualdad Plena!. Con pancartas y mantas denunciamos que el machismo y el patriarcado siguen siendo un lastre que cobra miles de vidas de mujeres. “Somos Mujeres Creativas, Organizadas y sin miedo”, “Tiemblen los machistas, que América Latina será toda feminista”.

 

1 El tema de 2017 para el Día Internacional de la Mujer es “Las mujeres en un mundo laboral en transformación: hacia un planeta 50-50 en 2030”.

2 Claudia Von Werlhof, ”Teoría Crítica del Patriarcado”. Compilación de dos textos: “¿Perdiendo la fe en el progreso? El patriarcado capitalista como «Sistema alquímico»”, en Veronika Bennholdt-Thomsen, Nicholas Faraclas y Claudia Von Werlhof (eds.), There is an Alternative. Subsistence and World wide Resistance to Corporate, Gloibalization (Hay una alternativa. Subsistencia y resistencia mundial a la globalización corporativa), Londres, Zedpress, 2001, pp. 13-40, y “El patriarcado como negación del matriarcado. Perspectiva de una quimera”, contribución para el Primer Congreso Mundial del Matriarcado, Luxemburgo, 2003, en Heide Göttner Abendroth (ed.), Societies of Peace, Toronto 2009, Innana. Versión original alemana, Werlhof 2006.

3 ONU-MUJERES (Entidad de las Naciones Unidas para la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres) página web http://www.unwomen.org/es

4 Boletín “Estadísticas a propósito del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer 2014”, México, INEGI, 2014.

5 Ibídem.

6 Nicole Finkelstein Mizrahi, directora en México de la Organización Aids Healthcare Foundation (AHF).

7 Sitio oficial relativo al Día Internacional de la Mujer de las Naciones Unidas http://www.un.org/es/events/womensday