La transversalidad de la perspectiva de género en la educación

Maestra Carmen Marín Levarius*

La maestra Carmen Marín plantea incorporar la perspectiva de género a la educación.

Una de las tres estrategias transversales del Plan Nacional de Desarrollo (PND, 2013-2018) es la perspectiva de género (PG) de donde se derivan los programas sectoriales, especiales, regionales e institucionales para todas las dependencias y organismos. Por su parte, la Secretaría de Educación Pública es responsable de elaborar el Programa Sectorial de Educación (PSE) con base en la meta nacional “México con Educación de Calidad” con mayor cobertura, inclusión y equidad educativa para todos los grupos de la población con el objeto de construir una sociedad más justa.

El PSE procura la formación integral de la comunicación con madres y padres de familia en los grupos poblacionales con planes y programas de estudio contextualizados y enriquecidos localmente para atender la diversidad –con materiales educativos tradicionales y otros basados en las tecnologías de la información– y así crear las condiciones que permitan a las escuelas situarse en el centro del quehacer del sistema educativo público, laico y gratuito con apoyo necesario para cumplir sus fines. Otro propósito es coordinar acciones con el sector salud a favor de las campañas de vacunación, de prevención del embarazo en edad temprana e infecciones de transmisión sexual, de alimentación sana y contra la obesidad. Finalmente, prevenir y disminuir el abandono escolar en los niveles de educación media superior y superior vía la otorgación de becas, estímulos, tutorías académicas, aprecio por las diversas expresiones de la cultura, práctica del deporte y la sana convivencia mediante mecanismos de cambio de las prácticas laborales, académicas y administrativas que eviten discontinuidades en el trayecto escolar en aras de eliminar estereotipos sexuales y lograr un ambiente respetuoso de los derechos humanos y la perspectiva de género en igualdad de oportunidades entre la diversidad sexual, de trato para todas las personas y no discriminación contra las mujeres.

Una de las ventajas de la transversalidad de la perspectiva de género es que posibilita erradicar la discriminación –por condición física, sexual, social, étnica, de género, de creencias, preferencia u orientación sexual– y la equidad en materia de educación básica, media superior y superior con prioridad en las escuelas indígenas y las ubicadas en comunidades dispersas.

Incorporar la perspectiva de género da acceso a la educación sin discriminación, permite establecer acciones para prevenir el abuso escolar y sexual (por ejemplo, en el estado de Chiapas) o cualquier otra conducta inapropiada en las instituciones educativas y es clave para sensibilizar y generar conciencia en el tema de las brechas de género.

*Catedrática de la UNICH en San Cristobal de las Casas

El pase de diapositivas requiere JavaScript.