Los derechos no se negocian… ¡Se Exigen!

Carmen Benítez Raygoza

Poetisa de mar, arena y espinas

 

Por la digna rabia de manifestar lo que sentimos

lo que subleva e indigna hasta ahogarnos de dolor.

Por sentirnos fuertes, tomadas en cuenta, escuchadas

e identificadas, mujeres combativas ante la opresión.

Por defender  lo que muchos temen o no conmueve al corazón.

Por preservar nuestros derechos universales, motivo de tanto dolor.

Nuestro derecho a ser libres, a ser respetadas, valoradas y escuchadas.

Derecho a expresarnos, a manifestarnos, a decidir y sentir compasión.

Derecho a expresar amor, rabia, impotencia e indignación.

Derecho a la vida, al agua, al estudio y  salud.

Derecho a tener una vida digna, a defender nuestra agua, nuestra tierra

y nuestra nación.

Derecho a rebelarnos ante la violencia, ignominia y vejación

a defender a nuestra gente con determinación, arrojo y valor.

Esta lucha es de todos los días, es a toda hora y en todo momento,

se siente, se palpa, se respira; motiva a seguir adelante sin dar ni un

paso atrás, con la firme convicción de que no hay mejor lucha que

la  de unirnos todas con la esperanza de un despertar promisorio,

de un país con justicia social, con respeto por los derechos humanos

y el bien común.

Por un mundo donde todas gocemos de ser libres, escuchadas,

respetadas, amadas y valoradas.

Por ti, por mí, por todas…magníficas mujeres combativas.

Luchas  o  te ahorcas

¿A qué  le apostamos  hermanos  mexicanos?

Acaso el temor inhabilita nuestra capacidad de acción,

tal vez la desilusión, conformismo y  desconfianza

pueden más que el  amor y respeto a  nuestra patria.

 

¿A qué le apostamos hermanos  mexicanos?

si contamos con el arma más poderosa

que mil cadenas, que  mil armas nucleares y

epidemias inventadas por mentes sometedoras

¡Nuestra constitución,  hermanos mexicanos

es nuestra salvación!

Defendamos  nuestros derechos emanados de ella

no permitiendo que sea reformada

porque en cada reforma  sucumbe  nuestra  existencia,

analicemos cada uno de sus artículos,

hagámosla  realmente  nuestra.

Defendamos con nuestra vida su digna aplicación,

hagamos patria desconociendo a sus traidores

¡No más explotación!  ¡No más miseria!

¡No más manipulación!

¡La Patria es Primero!

¡Unid@s tod@s por un México libre y soberano!