Depredación capitalista y mujeres

Martha Adriana Cota Sánchez*

Marcha por la no violencia. Foto: Carolina Ramirez, 2018

La ideología capitalista atraviesa por su fase más salvaje en la época actual. Es el mercado el que marca y decide nuestras vidas. Hemos pasado de un capitalismo de explotación de recursos naturales y de seres humanos a un capitalismo de exterminio. Se agotan los recursos y se contamina el planeta de manera irreversible y también se mata a las personas, o se las deja morir, lo que es lo mismo.1

María Lamarca, describe con una extraordinaria capacidad de síntesis, la dimensión ideológica del capitalismo en su fase neoliberal, permite ver los alcances que ha cobrado esta forma de vida actual.

La propuesta de esta comunicación es que analicemos cada frase del párrafo inicial para contextualizar en la vida cotidiana hasta donde ha permeado nuestra forma de pensar, de actuar y de comportarnos cada día, es decir, cómo la ideología ha construido formas para relacionarnos e incubar problemas y conflictos actuales.

¿Cómo se marca y decide en nuestras vidas el capitalismo salvaje? Por ejemplo, la alimentación, algo tan básico y cotidiano. ¿A caso necesitamos consumir ciertos productos que nos enferman, los llamados “alimentos chatarra”?

Los resultados de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) 2012 señalan que el 32 % de los niños entre cinco y 11 años, así como el 35.9 % de mujeres adolescentes y el 70 % de mujeres entre 20 y 49 años de edad padecen obesidad o sobrepeso.2

Otras referencias de los efectos del tipo de alimentación es

la prevalencia de desnutrición crónica infantil en 27 puntos porcentuales; el país ocupa el segundo lugar en América Latina [según datos de la] Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura y la Organización Panamericana de la Salud.3

Sigamos analizando el impacto del capitalismo salvaje en nuestra vida cotidiana: “Hemos pasado de un capitalismo de explotación de recursos naturales y de seres humanos a un capitalismo de exterminio”.4Lamarca coloca en una frase la dimensión mundial del exterminio de la naturaleza. Pensemos en la palabra naturaleza, es femenina, refiere a la tierra; para las culturas originarias su significado está asociado a la madre, la matria, la matriz, la Pachamama, es decir, se asocia a lo femenino, a las mujeres. Si hacemos una analogía entre la destrucción irracional de la tierra y sus recursos naturales, con la desaparición, asesinato y feminicidio de mujeres, encontramos similitudes que nos permiten visibilizar el lugar de la destrucción: la tierra y el cuerpo femenino o feminizado. El territorio devastado en aras del avance tecnológico que tiene como signo a la depredación. No es complicado imaginarnos estas relaciones, lo complejo es lograr la simplicidad de su análisis para tomar conciencia de estas formas duales, binarias, con las que se establecen las relaciones sociales que evocan al exterminio irracional y salvaje.

Estas formas de relación toman dimensiones que se pretenden culturales y tienen su expresión por ejemplo, en la música que consumen algunos jóvenes en la actualidad, el llamado “perreo” o el reguetón, ya que a través de sus letras se construyen ideas, se imaginan o imitan comportamientos. La educación emocional y la reproducción de estos ritmos, aluden a formas de relaciones basadas en la violencia, el maltrato, la transgresión espacial y física, la utilización de signos y símbolos orientados a vulnerar la dignidad de la persona y su cuerpo.

Sigamos con nuestro análisis: “se mata a las personas o se las deja morir”.5 Las últimas noticias contabilizan en el primer mes del año el asesinato de nueve mujeres cada día, de éstas se reporta que únicamente el 2.25 % se logran tipificar como feminicidio.6 El exterminio de vidas humanas forma parte del paisaje social y político de nuestro país. Es real que nos están matando y ya no se trata de una nota roja en los periódicos. Cada caso, cada mujer asesinada, cada acto impune forman parte de la cotidianidad entre los barrios y colonias de nuestra nación mexicana.

Este primer acercamiento a la propuesta de análisis de María Lamarca nos permite observar que no hay casualidades, que la ideología cumple un papel fundamental en todos los aspectos de la vida. Nos alimentamos con productos que contaminan y enferman nuestros cuerpos. Las relaciones entre las personas adquieren códigos que incitan al maltrato. La vida cotidiana está condicionada por el miedo a sufrir cualquier tipo de violencia. El mercado nos vuelve consumidores de nuestro propio exterminio.

No podemos permitir la normalización de este hecho. La libertad y la vida están intrínsecamente relacionadas con el cambio de este sistema capitalista que depreda y genera muerte en todas las dimensiones de la vida.

Reflexionemos en grupos políticos, familiares y de amistades sobre este problema. Invitamos a cuestionar estas formas que generan enfermedad, depredación, inseguridad y muerte. Busquemos colectiva e individualmente salidas creativas que renueven los lazos comunitarios y solidarios entre nosotras y nosotros. ¡Ni una menos!

* Socióloga, maestrías en Estudios Latinoamericanos y Periodismo Político. Promotora de Difusión Cultural en la Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco.

 

1Lamarca, María (s/f)), “Chusa Lamarca: Desglobaliza. ¿Qué es la globalización?”, en Hipertexto: El nuevo concepto de documento en la cultura de la imagen, disponible en <http://www.hipertexto.info/desglobaliza/index.htm&gt;, fecha de consulta: 27 de enero de 2019.

2 Agencias (2013), “En México, 30 % de niños tiene sobrepeso”, en Zócalo, disponible en <www.zocalo.com.mx/new_site/…/en-mexico-30-de-ninos-tiene-sobrepeso-1359159588>, fecha de consulta: 27 de enero de 2019.

3 Valverde, Alicia (2017), “Reduce México desnutrición infantil, pero aumenta sobrepeso: FAO”, en Excelsior, 19 de enero, disponible en <https://www.excelsior.com.mx/nacional/2017/01/19/1140927&gt;, fecha de consulta: 27 de enero de 2019.

4Lamarca, María (s/f)), “Chusa Lamarca: Desglobaliza. ¿Qué es la globalización?”, en op. cit.

5Idem.

6 Balderas, Óscar (2019), “¿Cada cuántas horas se registra una víctima de feminicidio en México?”, en Huffpost, 1 de enero, disponible en <https://www.huffingtonpost.com.mx/2019/02/01/cada-cuantas-horas-se-registra-una-victima-de-feminicidio-en-mexico_a_23658741/&gt;, fecha de consulta: 27 de enero de 2019.